Cholo soy y no me complazcas Viernes, 23 enero 2015

Si llevas este corte de pelo en Barcelona, te pueden meter en la cárcel: la trágica historia de Patricia Heras.

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
www.cuestionatelotodoblogspot.com

www.cuestionatelotodoblogspot.com

Tres latinoamericanos detenidos (dos con doble nacionalidad), torturados repetidamente y condenados sin pruebas en Barcelona por la agresión casi mortal a un guardia urbano durante un desalojo okupa. Una madrileña convicta que no tenía nada que ver con los hechos. Un suicidio por hartazgo ante tanta injusticia…

Ésa es la hipótesis del documental del que todo el mundo habla en España: Ciutat Morta de Xapo Ortega y Xavier Artigas. Desde su emisión el sábado pasado por el segundo canal de la televisión pública catalana, tras meses de silenciamiento y con cinco minutos censurados por orden de un juez (concretamente el fragmento que hace referencia a un turbio jefe de información de la Guardia Urbana de Barcelona), noticias referentes al documental y al caso que expone no dejan de sucederse en los medios españoles.

IMAGEN  DEL  DOCUMENTAL PELICULA CIUTAT  MORTA TWITTER

¿Se tropezó con una puerta en la comisaría? Ficha policial de uno de los detenidos, Rodrigo Lanza. www.elperiodico.com

Si Ciutat Morta está en lo cierto, en 2006 unos policías probadamente violentos y racistas, condenados por torturas a un ciudadano de Trinidad y Tobago en un caso posterior, acusaron a unos muchachos inocentes del intento de homicidio de un compañero agente; si Ciutat morta amaña la verdad, acumulando testimonios de un solo bando para ofrecer una versión interesada, se trata de un sobresaliente ejercicio de impostura. En la prensa española, ya hay quien lo cuestiona a ojos cerrados y quien lo avala a ciegas. Pero el impacto de la obra ha sido tal que incluso la prensa catalana se ha apresurado a entonar un grandilocuente mea culpa.  Sin embargo, la pregunta subsiste: ¿dónde estaban los periodistas que podían haber cuestionado el caso?

www.lavanguardia.com

El guardia urbano Juan José Salas, en silla de ruedas y sin capacidad oral. www.lavanguardia.com

Lo único claro es que hoy un hombre está tetrapléjico y mudo y una chica muerta por culpa de lo que ocurrió y no se aclaró del todo en esa noche del 4 de febrero de 2006. Al policía víctima lo imaginamos automáticamente buen profesional y buena persona, mientras a sus compañeros los imaginamos como unos desgraciados sin escrúpulos: así es la naturaleza humana. Y, como suele suceder, una joven poeta de perfil santificable ha tenido que suicidarse para que muchos atendamos al asunto…

httpdormirlucidos.blogspot.com

Patricia Heras: la pureza aniquilada. httpdormirlucidos.blogspot.com

De contenido veraz, falso o matizable, Ciutat morta expone una verdad incuestionable: algo huele a podrido en Barcelona. Bajo una capa de “buenrollismo”, compromiso ciudadano y tolerancia, late muchas veces un arraigado conservadurismo burgués, connivente con el poder y xenófobo. La Ciudad Condal es especialista en adaptarse y disfrazar de progresista el tradicionalismo y la hostilidad. A fin de cuentas, sobrevivió muy bien a 40 años de dictadura franquista mientras sólo unos pocos protestaban en la calle, los que siempre se llevaban todos los palos. El documental extrae sin miedo las tripas sucias de la ciudad.

Me parecen muy dignas de compartir estas escalofriantes y sepulcrales palabras del periodista Gregorio Morán en Ciutat morta:

“En el cine norteamericano estos casos son siempre las grandes películas. Pero siempre al final aparece una cosa que nosotros no tenemos. Primero, que la vida no es una película de Hollywood, para nuestra desgracia. Y luego, que existe una cosa que se llama la sociedad civil: en ella siempre aparece pues un periodista y un periódico, un juez honrado, un policía consecuente… es decir, todas esas cosas aparecen en las películas; al final, por supuesto. Y salvan las situaciones. Claro, nosotros no tenemos nada de esto, absolutamente nada. Más bien todo lo contrario: es decir, que el periodista hará el artículo para culpabilizarles, el policía los forrará a hostias, al juez le parecerá cojonudo cargarles con la máxima pena, etc. etc. Y la sociedad además aplaudirá diciendo: ¿Ves? Esto les pasa a la gente por vestirse como se visten. Es así”.

El corte de pelo inculpador

El corte de pelo que pudo inculpar a Patricia.

Y ahora, si desean, miren el documental entero y decidan si les suena a real o a ficticio:

Personalmente, a mí Patricia Heras nunca me pareció una activista antisistema (y si lo fuese ¿qué?). Por eso dudo que arrojase ninguna piedra o maceta o agrediera (?) a ningún policía. Lo suyo era la sensibilidad torturada y la reafirmación individualista por la estética. Es la parte que más me gusta del documental, cuando su ex compañera se refiere irónicamente al distanciamiento de Patricia para con el runrún social.

www.blogs.publico.es

www.blogs.publico.es

Patricia podría haber sido amiga mía. De hecho tenemos un amigo común, el poeta y escritor Luis Arcos Percy. Él me envió un correo en septiembre del año pasado para averiguar dónde hacerme llegar el libro recién publicado con los poemas de Patricia, Poeta muerta.

Luis me escribió así sobre ella: “¿Conoces a Patricia Heras? Creo que si os hubierais conocido os habríais caído muy bien, no descartes un posible encuentro astral”.

Lo que no me quito de la cabeza es que ella murió sobrepasada por su realidad. Si en la matanza de la redacción de Charlie Hebdo en París, tenemos claro quiénes fueron los asesinos y su repulsiva acción nos movilizó a millones contra el fanatismo religioso e ideológico… en el suicidio de Patricia Heras, siento que todos los que vivíamos por entonces en Barcelona somos culpables de su muerte.

Facebook Asociación Madres Contra la Represión

Rodrigo Lanza. Facebook Asociación Madres Contra la Represión

Pero el mejor colofón sobre la acción final de Patricia son las palabras en el documental de uno de los condenados por el caso 4F, el chileno Rodrigo Lanza:

“Yo me siento contaminado. Cuando supe que Patri se había suicidado, pues sentí como, puf… Me di cuenta de que yo estaba contaminado para no tomar ese paso. Es como hay gente que es demasiado noble para vivir la mierda que vivimos. Y hay gente que es tan pura que no lo aguanta. Y ya está”.

httpold.kaosenlared.net

Y para terminar, una foto de Patricia que me gusta especialmente: se la ve menos ícono y más persona. httpold.kaosenlared.net

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
Secured By miniOrange