Cholo soy y no me complazcas , discriminación , libertades , sociedad Viernes, 10 marzo 2017

Putín es tontín: ¿Acaso hay alguien en “La bella y la bestia” que no sea gay?

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

Me he quedado tan tontín como Vladimir Putin leyendo la noticia de que en Rusia el filme La bella y la bestia solamente podrá ser vista por espectadores mayores de 16 años. Este hecho me hace dudar seriamente de que la Humanidad siga un sendero de evolución real y no seamos más que un montón de idiotas metidos a nivel evolutivo en una canción de Ricky Martin: “Un pasito p’alante, María, dos pasitos p’atrás”.

Todo es gay.

Todo es gay.

Oh, mira, un gay

La cosa viene de que a las autoridades rusas les parece que uno de los personajes, LeFou, el ayudante del villano Gaston, se muestra demasiado homosexual en su adoración por su jefe. Las razones concretas para prohibir el filme ¡producido por la factoría Disney! a los rusos menores de 16 años es su “flagrante propaganda impúdica de la perversión sexual y pecaminosa bajo el disfraz de un cuento de hadas”.

Obviamente, descubrir perversión sexual en una película de Disney lo único que denota es que las autoridades rusas están compuestas por un hatajo de pervertidos sexuales. No, en realidad no: los cuentos de hadas y sobre todo los cuentos de hadas contados por Disney son una sucesión de perversiones y metáforas sobre las zonas más oscuras de la naturaleza humana, como cualquier experto en folclore popular les podría explicar. Pero claro, si les dices eso, todavía se lo tomarán peor estos cretinos…

Todos somos gays

Pero es que la cuestión en sí resulta absurda desde su mismo planteamiento.

¡Por supuesto que habrá un momento gay, o dos, o mil en La bella y la bestia!

¡¡¡Todo en la película, desde la estética hasta el enfoque idealizado de la historia de amor, es absolutamente gay!!!

De hecho, Hollywood no se puede entender como fenómeno estético y cultural sin la aportación de la sensibilidad gay.

En este caso concreto, empecemos por el director del filme: Bill Condon, que fue quien dijo que su película incluía el primer momento gay en la historia de Disney, es, obviamente, absolutely gay.

A él le debemos la muy homosexual Dioses y monstruos, pero sobre todo dos entregas de la saga Crepúsculo.

¡No puedes dirigir Crepúsculo y no ser gay!

¡¡¡Y si encima diriges dos secuelas es que eres regay!!!

Ahora solamente queda rezar para que los rusos no se den cuenta de que el objeto de adoración de LeFou también es gay… en su vida real. La película protagonizada por Emma Watson (actriz que se proclama feminista, o sea que un poco lesbiana también debe de ser esta señorita…) ha sido definida como “inclusiva” por el actor que encarna a LeFou, Josh Gad (quien si se le mira de soslayo también nos da un perfil un poco gay, no vayan a creer…); y que aprovecha con muy buen juicio y sensatez para plasmar el quid de la cuestión de fondo:

“Hay demasiado miedo ahí fuera a todo lo que no comprendemos”.

En efecto: los gays nos rodean por todas partes, tal vez incluso ya hayan dejado sus huevos dentro de nosotros… Y si te dedicas al arte, chico, prepárate porque todo lo que implique creatividad, ilusión, sueño, magia, alegría, ¡arte en fin! tiene muchísimo de gay.

Ya lo decía hace años el gran Michael Caine:

“Cuando le conté a mi padre que iba a ser actor no musitó una sola palabra pero vi en su cara lo que pensaba: cree que soy gay (…). Cuando salí del ejército, estaba muy bronceado y un poco musculoso, a lo Arnold Schwarzenegger. En cuanto me presenté para ser ayudante del director de escena, me di cuenta de que toda la compañía teatral entera era gay. Así que me contrataron de inmediato”.

Y es que, como ya comentó en otra ocasión Sir Caine:

“Por aquel entonces, todo el mundo pensaba que todos los actores eran gays, y la mayoría estaban en lo cierto”.

Michael Caine de joven (sí, luego fue el mayordomo de Batman). Imagen vía: Fotograma

Así lucía Michael Caine cuando era chibolo. Años después fue el mayordomo de Batman.
Imagen vía: Fotograma

Así que, querido Vlad “el Empalador” Putin, acostúmbrate a la idea: todas las sociedades cuentan con personas gays en su tejido, especialmente las sociedades que son más cultas, más avanzadas, más sanas… y en suma mejor tejidas.

PD. La cómica australiana Deirdre Fidge resume todo el affaire ruso y sus consecuencias en este maravilloso y sarcástico artículo.

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).