Cholo soy y no me complazcas Viernes, 16 junio 2017

El lenguaje inclusivo en España recomienda llamar “criaturas” a los niños… ¡Como al ‘Monstruo de Frankenstein’!

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
pinterest

La ‘criatura’ más Universal: Boris Karloff como Monstruo de Frankenstein. Imagen: pinterest.com

Los fans de la fantasía y el terror (sobre todo los del terror) estamos de enhorabuena: el lenguaje inclusivo está propiciando una serie de medidas institucionales en los países hispanohablantes ‘concienciados’ que, francamente, no deja de producir resultados divertidísimos en nuestro idioma. Y el último es ya de lo más emocionante:

¡La Sanidad del gobierno de Valencia (España) recomienda llamar “criaturas” a los niños y niñas que acudan a las consultas médicas! Lo indica a sus trabajadores en una Guía breve para un uso no sexista del lenguaje, un libreto de seis páginas con un montón de “indicaciones útiles” (Stalin nos enseñó lo que significa ese tipo de nomenclatura: que más vale seguir esas indicaciones si quieres conservar el pellejo, o el puesto de trabajo en el caso de una “sociedad civilizada”…), entre las que se incluyen la recomendación de referirse como”personal médico” a los doctores, “personas mayores” a los ancianos o ¡”descendencia”! a los hijos.

¿¿No les parece maravilloso???

4.0.1

Qué criatura más linda… la del Lago Negro. Imagen: denofgeek.com

Pero sin duda lo más divertido para la profesión médica será esto de tener que llamar “criaturas” a los niños. En su acepción tierna, imagino… Porque criatura en nuestro lenguaje cotidiano actual se utiliza mucho más para definir a los monstruos de la tradición fantástica (“La Criatura del Lago Negro” o “La Criatura del Espacio Exterior” son solamente algunos ejemplos) que para un uso tierno, algo anclado ya en un pasado rancio y beato de película en blanco y negro. Pero, sobre todo, “La Criatura” es, junto a “El Monstruo”, la denominación más popular que recibe el ser creado por Mary Shelley en su clásico Frankenstein o El moderno Prometeo de 1818.

Nota

La editora Isabel Burdiel señala en una nota a pie de página de ‘Frankenstein o El moderno Prometeo’ (sello Letras Universales de Ediciones Cátedra) los términos habituales que utiliza Mary Shelley para definir a su… criatura. Foto de mi ejemplar del libro 

De este modo, poco a poco hemos asimilado criatura en su vertiente anglosajona, más rica en el cultivo de la cultura fantástica, y fácilmente lo equiparamos con términos como enteabominaciónengendro antes que con niño, chiquitopequeño.

The Curse of Frankenstein (1957), la hermosa película de Terence Fisher, ya presentaba a Christopher Lee como la Criatura en los mismísimos créditos.

The Curse of Frankenstein (1957), la hermosa película de Terence Fisher, ya presentaba a Christopher Lee como la Criatura en los mismísimos créditos.

En España ‘La criatura‘ también es el título de una película del gran Eloy de la Iglesia de 1977 que narra la apasionada historia de amor y sexo entre una respetable ama de casa burguesa y su perro pastor alemán, alejados de un esposo maltratador y una sociedad franquista mucho más animales y bestiales que ellos:

bibwp ulpgc es

Imagen: bibwp.ulpgc.es

Al igual que sucede con el término “bizarro”, “criatura” cada vez se usa más en castellano como lo utilizan los anglosajones, con esas connotaciones… ejem, bizarras. Básicamente porque nuestra cultura de hoy es estadounidense en un 99% y, por desgracia, muchos progresistas se alucinan más inteligentes y modernos utilizando anglicismos y acepciones imperialistas que les hagan sentirse más cercanos a New York.

Vale, vale, es cierto que el diccionario de la RAE no recoge en su definición de la palabra la acepción anglosajona, sino solamente puntualizando un presunto enfoque filosófico y religioso:

4. f. Fil. y Rel. Cosa o ser creados. U. t. en sent. fig. El novelista y su criatura.

Los diccionarios ingleses lo tienen más claro. Para el Merriam-Webster, criatura es:

1. Algo creado, ya sea animado o inanimado: como
a) animales simples. Especialmente: un animal de granja

b) un ser humano

c) un ser de aspecto o naturaleza anómalos o inciertos: criaturas de fantasía“.

The Free Dictionary también abunda en este matiz (“un ser imaginario o fantástico”). Y el Diccionario de Cambridge traduce creature por criatura en los casos en que defina “cualquier cosa viva que no sea una planta”, “un ser humano o animal” o que se use como “término de desprecio o compasión”.

Un par de "criaturas" más... ¿Las prefieren que sean niño o niña? Imágenes: angeldvdterror.blogspot.pe y cine.coveralia.com

Un par de “criaturas” más… ¿Las prefieren que sean niño o niña?
Imágenes: angeldvdterror.blogspot.pe y cine.coveralia.com

Los medios más políticamente correctos ya se han apresurado a ofrecer su típica versión esterilizadahttp://verne.elpais.com/verne/2017/06/14/articulo/1497447821_009342.html, con un punto de vista bien racionalizado; pero para captar en su totalidad el sentido de lo que estamos haciendo con el idioma (hasta para luchar por la igualdad somos poco demócratas, en consonancia con nuestras tradiciones históricas), lean este lúcido artículohttp://blogs.elconfidencial.com/sociedad/espana-is-not-spain/2017-06-16/parto-contado-lenguaje-inclusivo_1399906/ de Juan Soto Ivars, el cual pinta un panorama realmente aterrador para nuestra futura convivencia como especie humana.

Así que ya sabemos todos: llamemos a nuestros hijos “criaturas”, que al fin y al cabo, ¿qué son los niños, sino unos pequeños monstruos?

Uy, perdón por mis errores de ortografía: quería decir pequeñ@s monstru@s.

Nuestro idioma sí que es un verdadero monstruo de Frankenstein… ¡Una auténtica “criatura”!

port hu com (Creature from the haunted sea)

Felicidades, pareja… ¡Aca tienen su Criatura!. (Concretamente, la de “The Creature from the Haunted Sea”, 1961, de Roger Corman)

 

PD. Las instituciones sanitarias católicas propondrán en sus respectivas guías de terminología correcta, por supuesto, que en lugar del horrendo ‘criatura’, se utilice el mágico ‘ángel’, que al fin y al cabo los ángeles no tienen sexo… pero prefiero criatura, ¡es un concepto más diabólico!

Tags

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).