Cholo soy y no me complazcas , noticias Viernes, 2 diciembre 2016

5 grandes novelas eróticas para que te masturbes feliz

Hernán Migoya

Escritor español. Autor del best-seller "Todas putas" y guionista de “Plagio”, primera novela gráfica europea situada en el Perú. También es autor del ensayo erótico "50 peruanas de bandera", coguionista del biocómic "Señorita Laura" (Premio Luces 2015) y acaba de lanzar su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

portada_la-flor-de-la-limena_hernan-migoya_201610191711

Para escribir La flor de la limeña, mi novela erótica desarrollada en el Perú, me inspiré en numerosas confidencias “pecaminosas” relatadas por un abanico de amigas peruanas, pero también en lecturas salaces que me han impresionado a lo largo de los años. Más allá de los clásicos del género que siempre se mencionan (en mi caso, las tremendísimas novelas del Marqués de Sade -que nacidas hoy serían impublicables por la presión de lo políticamente correcto-, Anaïs Nin -con quien me identifico mucho más que con Henry Miller-, o 50 sombras de Grey -¡Es broma! Sólo aguanté 100 páginas del mamotreto, en cuanto descubrí que era la versión Disney del sadomaso, con boda de fondo…-, prefiero recomendar libros menos populares, pero que dejarán honda impresión en su lectura… y seguramente alguna que otra evidencia húmeda.

1. El amante de Lady Chatterley de D.H. Lawrence

goodreads-com

(Imagen: www.goodreads.com)

Lo maravilloso de esta novela es que no es erótica: por eso escandalizó tanto. Lawrence lo que hizo fue insertar la vida sexual de los personajes con la misma naturalidad con que las novelas realistas siempre han tratado cualquier otro ámbito de lo humano. Una mujer de clase alta encuentra lo trascendente en su vida a través de los sentidos sensoriales: lastrada por un esposo parapléjico de cuerpo y alma, traba relación sexual con el curtido guardabosques de su propiedad. La sensibilidad bisexual del autor aporta una sagaz lectura del alma humana a través de los placeres de la carne, bien acompañados por una sintonía espiritual entre los amantes en danza. Le debo a Lawrence mucho en mi acercamiento al sexo y a la perspectiva femenina en mi novela.

Además, resulta fascinante leer esta obra hoy, casi noventa años después de haber sido escrita: en la actualidad, sigue dejando en ridículo por igual a revolucionarios y capitalistas.

 2. Otros reinos de Richard Matheson

taelus-blogspot-com

Imagen: www.taelus.blogspot.com

El creador de obras maestras de la fantasía filosófica (Soy leyenda, El hombre menguante) se atrevió a los 85 años a escribir una parodia porno de El señor de los anillos y sagas similares, regalándonos este delicioso delirio clasificado X que sitúa en un bosque repleto de hadas, duendecillos y brujas sexualmente insaciables. Con la sabiduría de un peso pesado de la narración, Matheson lanzó aquí su desenfadado canto a la vida sensual sin un gramo de pudor ni autocensura. Moriría dos años después.

Totalmente recomendable para aprender que la gravedad de tono nunca es garantía de buena literatura.

 3. Tu nombre escrito en el agua de Irene González Frei

iberlibro-com

Imagen: www.IberLibro.com

Esta novela ganadora del llorado premio erótico español La Sonrisa Vertical me impresionó grandemente cuando la leí hace veinte años: pese a plantear la relación íntima entre dos mujeres de extraordinario parecido físico, nunca me pareció que cayera en la explotación facilona del sexo sáfico para incentivar el morbo de lectores heteros masculinos, como suele hacer el porno más ramplón, sino que ahondaba en cómo planteamos relaciones amorosas que en realidad son búsquedas y complacencias de nuestro propio yo, proyectándonos narcisísticamente en la adoración de alter egos. La novela me funcionó tanto a nivel literario como en el plano de su eficiencia erótica, y aun hoy la recuerdo con un ronroneo grato.

El nombre real de la autora nunca se ha hecho público. Pero, como ella misma dice aquí, en el fondo todo escritor es un impostor.

4. El portero de los cartujos de Gervaise de Latouche

mercadolibre-com-ar

Imagen: www.mercadolibre.com.ar

Divertidísimo clásico libertino del siglo XVIII en su variedad “monjes lascivos”, con un montón de buenas escenas de porno religioso, tanto heterosexual como gay, esta novelita está repleta además de pasajes reflexivos antológicos, como esta premisa que abre la trama: “Mi corazón está agitado: ¿Es por temor a que se me reproche que revelo aquí los misterios de la Iglesia? ¡Ah!, superemos ese débil remordimiento: ¿no sabemos que Todo hombre es hombre, y los monjes sobre todo? Por lo tanto, tienen la facultad de trabajar en la propagación de la especie. ¡Eh!, ¿por qué iba a prohibírseles si lo hacen tan bien?”.

Da mucho gusto comprobar que hace 275 años la gente era todavía más pervertida y lujuriosa que hoy día.

 5. Diario del chulo playa de Josep Roca

9788475849638

Imagen: www.casadellibro.com

Tal vez porque conocí al barcelonés Josep Roca cuando mi trabajo se circunscribía al mundo del cómic, bastante menos egomaníaco que el literario, le considero uno de esos raros escritores que solamente escribe. Siempre le he vinculado lejos de los oropeles de la vida literaria, trabajando en los márgenes.

Diario del chulo playa (2014) es una novela en la tradición del “manuscrito encontrado” que se plantea como diario imaginario de uno de esos seductores de periferia obrera que abundaban en las costas españolas durante los años 70s y 80s animando el bullicio turístico y sirviendo de escape erótico para miles de europeas con ganas de desahogarse sexualmente en el cotarro veraniego ibérico. “El Nen” vive de su físico y trata de “beneficiarse” a toda extranjera que se cruce con él mientras reparte entre las viandantes publicidades de discotecas. El tratamiento escueto del lenguaje por el que opta Roca es de una eficacia que sólo suele encontrarse en modelos anglosajones.

Si tuviera que condensar este excelente libro en una sola frase, usaría un verso de esa antigua canción machista titulada Te compro tu novia, concretamente el que dice “no gasta y economiza”. Eso es lo que hace Roca con su prosa: ni la malgasta ni se recrea más allá de lo imprescindible. Además, logra reflejar la mezcla oral de español y catalán (el fabuloso catañol) con una plasticidad inédita en mi experiencia lectora. Como cuando el jefe del Nen le anuncia que su guapa compañera de trabajo tiene hermana gemela: “Aviat la cuneixerás, sosi. Si la Elfie tagrada, la Erika també tagradará. Segú que sí. Tu giuru, ya vurás, Nen”.

Y en efecto, el Nen conoce a la gemela, tan idéntica a la otra que solamente las diferencia mediante un símil con los faros de los coches: “Las distingo por los pezones: la Erika va con las largas puestas y la Elfie con las cortas”.

Una gozada de libro, un rara avis en la producción contemporánea en español, que no desvía la mirada del gusto humano por tirar.

Hernán Migoya

Escritor español. Autor del best-seller "Todas putas" y guionista de “Plagio”, primera novela gráfica europea situada en el Perú. También es autor del ensayo erótico "50 peruanas de bandera", coguionista del biocómic "Señorita Laura" (Premio Luces 2015) y acaba de lanzar su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).