Cholo soy y no me complazcas , cine , ecología , libertades , Metaperiodismo , periodismo , politica , sociedad , webeo Viernes, 8 enero 2016

12 sencillos pasos para que este año te vayas de cabeza al infierno

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

Cómo vender tu alma al demonio el 2016: 12 cómodos pasos para que este año vayas de cabeza al infierno

httpwww.porn.com

Fuente: www.porn.com 

Éstos son días preñados de buenos propósitos y autopromesas de transformación personal: ¿Y qué mejor modo hay de que iniciemos el 2016 que renunciando a la creencia en esos bobos dioses bondadosos que nos exigen sumisión y estupidez y tendiéndole al fin la mano al mucho más divertido Príncipe de las Tinieblas?

Este año puedes conseguirlo ¡y es gratis! Para abrazar a Satán sólo tienes que seguir estos doce preceptos, uno por mes:

1) Cada vez que se dispare la ensordecedora alarma de un carro, colócate al costado de su dueño y empieza a bailar booty siguiendo el estridente ritmo del sonsonete: menea el culo como loco o loca lo que dure el insoportable estruendo y asegúrate de que todo el mundo te mira. Luego tírate un pedo no menos estruendoso en la cara del dueño y carcajéate como un demente. Y de colofón le exiges un sol. (Nota: No sé si así irás al infierno, pero a lo mejor de este modo a las autoridades se les ocurre cómo acabar de una vez con el infierno en vida de esas alarmas…)

2) Compadécete en voz alta de esos pobres idiotas que sólo pueden consumir TV abierta y no cuentan con el dinero o la inteligencia para suscribirse al cable. Insiste siempre: “Es que esa gentuza no puede acceder al cable, por eso los muy bobos están obligados a padecer telebasura como Esto es guerra y Combate”. La otra variante a reiterar: “Esos pobres desgraciados no tienen dónde elegir”. Tiene más efecto si pronuncias esta frase al salir por cuarta vez de ver Star Wars en el cine. Convierte en un bucle el “esos idiotas no tienen dónde elegir – esos idiotas no tienen dónde elegir – esos idiotas no tienen dónde elegir” cada vez que traspases el umbral de entrada y salida de la sala cinematográfica…

Por Rohan Voight. Fuente www.rohanvoigt.deviantart.com

¡Ojalá te mueras, Han Solo! (Ilustración por Rohan Voight. Fuente: www.rohanvoigt.deviantart.com)

3) Dedícate todo el mes a repetir lo raaaagia que se ve a Milagros Leiva y lo buena persona que se nota que es, solamente por el hecho de que ahora será madre. Insiste en que se ha convertido en tu modelo de comportamiento, un equilibrio perfecto entre honestidad personal, integridad profesional y equilibrio espiritual. ¡Y qué linda está con su pancita!

4) Conéctate cada mañana a la Playlist de éxitos de Spotify mientras hueveas por Facebook y sorpréndete tarareando e incluso acompañando con meneos de cabeza éxitos de grupos que siempre has odiado: Maná, Pitbull, Coldplay, mierdas así. Te darás cuenta de que las cosas existen y seguirán existiendo opines lo que opines… y que muchas veces, en el fondo, ni siquiera estás de acuerdo con lo que opinas.

5) Llena tu muro de Facebook de todos los memes idiotas que pululan por la red. Que si José y su puta madre, que si “pa ké kieres saber eso”, que si “y tú lo sabes”… conviértete en el imbécil oficial de FB, el mono que todo lo aplaude y comparte. Luego, al cabo de unas horas de contribuir a una mayor estupidización del planeta y como quien no quiere la cosa, piensa qué vas a comer ese día.

6) Ve a todas las manifestaciones por causas justas: contra la corrupción, por la educación, por un mundo mejor. Si eres hombre, colócate siempre en primera fila con el pene colgando por fuera del pantalón y ríete mucho, gritando sin parar las consignas: que no te vean flaquear en tu convencimiento moral, a ver si alguien se atreve a señalar tu desliz físico.

Si eres mujer, colócate también en primera fila, pero con un pantalón sin culera y las nalgas desnudas bamboleándose hacia la concurrencia, para comprobar cuánto tiempo los hombres heteros de la manada se mantienen fieles a sus nobles ideales.

Si no eres ni hombre ni mujer, haz lo que te salga de lo que tengas.

7) Escribe, como mínimo cada semana, un artículo indignándote por lo mal que está el país, el mundo, la sociedad, los demás, ¡todos menos tú, que eres un reducto de todas las virtudes humanas! Y pon mucha insistencia en pintar el panorama como si nunca se hubiese vivido una época peor que la actual. Anuncia que esto es el principio del fin, que no vamos a más, que se nos viene el apocalipsis: que las personas ya no tienen decencia, ni honra, ni sentido de la moral, ni nada. Ayuda si te masturbas mientras tecleas o si estás casado y te metes en una aplicación de ligues a intentar quedar con otra casada ese día.

8) Acosa a las chicas en minifalda e insúltalas en plena calle, grítales que son unas putas y unas descarriadas. Diles que les debería dar vergüenza andar así por la vida y que Dios las castigará. Que irán al infierno por su indecencia e impudicia. No te olvides luego de pasarles un papel con tu número de celular.

9) Hazte miembro de un grupo de hípsters vegano y asiste a cada reunión con un lechoncito de Metro metido en un tupperware bajo el brazo. Allí, tras su estupor inicial, proponles ofrendarlo a Satán mediante un ritual muy chévere. Diles que lograrán casi el mismo efecto que degollando a un macho cabrío. Seguro que a alguno le parece buena idea.

WP_20151222_003

El Mal en nuestras vidas cotidianas: soy carnívoro sin reparos, pero imágenes como ésta todavía me traumatizan. (Foto de Hernán Migoya.)

10) No respetes al prójimo y mantén en Twitter una bronca diaria. Usa “Me llega al pincho” para comentar todo aquello que en realidad no te llega al pincho y “Vete a la concha de tu madre” con aquellas personas a cuya concha de su madre te gustaría ir en su lugar. Repite esta rutina diez veces cada día y Lucifer te garantiza un sitio al lado de su trono.

11) Apoya TODAS las candidaturas presidenciales de este año. Todas y cada una de ellas te garantizan un pase para el Infierno por tiempo indefinido.

12) No hagas nada especial. Sigue tu vida tal y como la llevas ahora: cree en Dios, ve a misa cada domingo, reza por el alma de los demás, no pierdas nunca la fe y, sobre todo, jamás dudes de ti mismo. Si solamente sigues a pie juntillas este duodécimo punto, obedeciendo estrictamente los mandatos que promulgan el cristianismo, el islam, los testigos de Jehová, los evangelistas o cualquier otro grupo emisario de una religión verdadera, no hace falta que cumplas ninguno de los puntos anteriores: a tu muerte, irás de cabeza al Infierno seguro, donde arderás por toda la Eternidad. ¡Bienvenido al Club de Satanás!

Y recuerda: si piensas por ti mismo y sigues tus propias reglas, serán los demás los que crean que has vendido, irremisiblemente, tu alma al Diablo.

satan-on-computer

“All we are saying is give Hell a chance…” (Fuente:www.christianfunnypictures.com)

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).