Cholo soy y no me complazcas , musica , sexo Viernes, 31 julio 2015

Sandro de América: un pene andante… y cantante

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

Sandro sin pantalones

En música, soy fácil de contentar. Me gusta cualquier canción pop que no incluya la rima «Ebony, ivory, living in perfect harmony» (el mensaje del verso me parece irreprochable, eso sí.) Pero de hecho mi estilo favorito es la canción melódica en español de los años 60 y 70, por eso nunca me quiero bajar de los taxis de Lima. Sin embargo, aquí descubrí dos cantantes de esa época que apenas había escuchado en España: José José Sandro de América.

1262910284854_f

Ahí, marcando virilidad.

 

José José tal vez no ganó popularidad en mi país debido al excesivo engolamiento de su voz, aunque a mí sí me gusta (El triste es un prodigio de canción e interpretación a contrapié… y sus colaboraciones con el fecundo compositor gaditano Manuel Alejandro siempre resultan dignas de revisar). Sin embargo, que el argentino Sandro no fuese popular en la España de aquellas décadas no me extraña: si el General Franco llega a ver este video en vida, ¡seguro que se muere por lo menos un año antes!

Y es que Roberto Sánchez (1945-2010) era un semental sobre el escenario que la dictadura española, obsesionada con  ejercer la represión sexual y censurar todo conato de sensualidad pública, no habría podido permitirse divulgar alegremente. Al lado de este hijo de españoles y nieto de gitano, los contoneos pélvicos de Elvis nos parecen ahora gateos de bebé. Sandro deja al ídolo de Tupelo a la altura del betún… o mejor dicho, de los tobillos. ¡Este señor es un pene andante!

Y si no se lo creen, miren en este video cómo agarra y sacude su micrófono, agitándolo con desenfado a la altura del bajo vientre ante la impasibilidad casi británica de los señores músicos que lo acompañan: ¡parece que está subastando su miembro viril. golpeando lenguas imaginarias y repartiendo leche a todo Dios!

Como imagino que de Sandro ustedes saben mucho más que yo, les remito directamente a un lugar común de la red: Wikipedia ofrece una extensa biografía del cantante bonaerense, con alguna rara apostilla de esas que uno se encuentra allá de vez en cuando, producto del enfebrecido lunatismo de vaya uno a saber qué colaborador anónimo: «Llegó a ser casi tan famoso como el cantante Raphael, con el que compartía el mismo estilo de voz y similitud en temas, a pesar de que en sus actuaciones danzaba otro estilo, lo que producía un efecto bizarro.» ¿Efecto bizarro? Hombre, es como comparar a Julio Iglesias con Mari Trini, pero en fin, si la Wikipedia lo dice…

elcomercio.pe

Con mirada tipo «si-te-acercas-no-digas-que-no-te-avisé».

Nunca en mi vida había visto un cantante tan pendiente de transmitir sexo en sus modulaciones, gestos y ademanes… ni tan teledirigido en sus miradas al público femenino. Sandro es una máquina de tirar, o al menos eso promete en sus letras y aspavientos.

sandro-sin-camisa1-1024x712

A pecho descubierto: ¿para qué nos vamos a andar con rodeos, chatina?

Sin embargo, mi tema (y mi video) favorito de Sandro es, con diferencia, Trigal. Básicamente, la canción trata de un hombre-fiera sudoroso e incontinente diciéndole a una mujer: «Vamos a tirar, pero antes déjame comerte el matojo». Nunca jamás en mi vida he visto y escuchado una canción con una metáfora tan poco sutil sobre el acto sexual ni una fina capa eufemística tan profundamente obscena, pornográfica y grosera como ésta… ¡Me encanta!

Porno puro: «Yo soy el dueño de tu fruto, soy el molino de tu amor… Trigal, dame tu surco y dame vida«.

Lamentablemente, Sandro envejeció fatal. Pero es que un hombre tan guapetón y tan fogoso, tan Hijo de la Naturaleza, sólo puede ir a peor. Él ha sido precisamente como esas rosas a las que cantaba: su cuerpo se marchitó embalsamado en humo de tabaco. Lo mejor es recordarle como a las ninfas, en su plenitud física y sensual.

329173LA HERENCIA DE VALDEMAR

En sus últimos años, Sandro me recuerda al actor español de terror Paul Naschy.

¿Cómo se percibiría a Sandro hoy, cuando lo políticamente correcto atenaza la libre expresión del instinto y todo tiene que pasar antes por el baremo de aprobación de miles de asociaciones y minorías que, en nombre de causas lícitas, al menor atisbo de libre albedrío en cualquier representación ficticia se sienten ofendidísimas?  ¿Sería calificado de vulgar, ofensivo y pernicioso para la moral? ¿Exactamente como hace cuatro décadas lo era por parte de los sectores más conservadores y beatos?

Sandro1969 (wiki)

«¿Nos vamos a ver una pela de animales? No, no tipo Disney.»

 

Sólo queda desear que pronto se lleve la vida de Sandro al cine. Yo ya propongo mi candidato idóneo para encarnarle:

jean_dujardin_2013_02_04sandro-137

¿Se parecen o son imaginaciones mías?

Aunque el estilo musical de Jean Dujardin sea un poco más ligero que el de Sandro…

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
Secured By miniOrange