Cholo soy y no me complazcas , discriminación , internacionales , tv Viernes, 17 julio 2015

El día que Bill Cosby fue un héroe antirracista

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
Cosby en I SPY

Foto: Tomsoter.com

Me encantan los contrastes morales y las contradicciones humanas: más allá del populismo, el morbo y la abyección, el caso Bill Cosby resulta un tema apasionante, en tanto que desvela que la posible cara real de un predicador universal de la armonía hogareña es la de un violador. “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, que diría el actor panameño de Predator 2.

Con la cara asimpsonizada. (httpwhalecontentstudio.com)

Bill Cosby hoy, con la cara asimpsonizada. Foto: Wwhale Content Studio

The Cosby Show es a los años 80 lo que La familia Ingalls fue a los 70: una apología de la institución familiar tradicional de su época. Por suerte a Michael Landon no le descubrieron nunca un pasado tenebroso, más allá del alcoholismo que lo llevó a la tumba. Digo por suerte, porque Landon siempre me cayó mucho mejor que Cosby.

El reparto original de The Cosby Show, con la legendaria Lisa Bonet en el extremo derecha. (dailymail.co.uk)

El  entrañable reparto original de The Cosby Show, con la legendaria Lisa Bonet en el extremo derecha. (dailymail.co.uk)

Ahora es fácil decirlo, pero Bill Cosby siempre me pareció un farsante en su encarnación televisiva del padre de familia ideal: baboso, facilón y falso. Obviamente, no tenemos derecho a juzgar los presuntos delitos del ciudadano Cosby hasta que pase por un tribunal, pero como seres humanos y chismosos que somos casi todos, supone un difícil reto el no formarse una opinión previa y la mía es que hay muy pocas probabilidades de que este señor no haya dormido y violado a un montón de mujeres.

Cliff Huxtable (img2.timeinc.net)

‘Cliff Huxtable’, el esposo y padre ideal. (img2.timeinc.net)

El caso es jodido para una conmocionada sociedad estadounidense, hasta mi idolatrado Obama ha tenido que salir al ruedo a poner los puntos sobre las íes con el temple y la resolución admirables que le caracterizan. Mientras, el panorama pinta cada vez peor para el antaño cómico.

Pero hubo un tiempo en que Bill Cosby sí fue un HÉROE GENUINO. Por eso los Estados Unidos están en shock: Bill Cosby no sólo encarnó durante décadas uno de los mayores íconos de la familia tradicional en la cultura popular gringa… sino que para muchos conciudadanos suyos representaba todo un símbolo histórico en la lucha por los derechos civiles y la igualdad de todas las razas.

I, spy (www.gstatic.com)

I Spy, una serie histórica. (www.gstatic.com)

-El primer héroe negro de la TV

En 1965 (¡hace exactamente medio siglo!), la serie de espionaje I Spy propuso por vez primera en la historia de las series dramáticas de la TV estadounidense un protagonista negro, interpretado nada menos que por Bill Cosby, coestrella del show en paridad junto al actor blanco Robert Culp. No estamos hablando sólo de un hito celebratorio: en plenos 60, justo después de la Marcha por los Derechos Civiles de Washington y justo antes del hermoso trauma social provocado por un atildado Sidney Poitier abofeteando blancos en En el calor de la noche, no era tan fácil lograr incluir un héroe de color que pasase tanto tiempo en pantalla como su contrapartida anglosajona y sin responder a estereotipos vejatorios ni a “justificaciones” de raza…

i spy culp cosby guns

Les presentamos a ‘Kelly Robinson’ y ‘Alexander Scott’, espías y amigos.

De hecho, la serie se dio un encontronazo en varios estados del Sur, donde algunos canales afiliados a la NBC prohibieron su emisión, sólo por el hecho de atreverse a mostrar a un actor africano-americano actuando al mismo nivel de relevancia y naturalidad que uno blanco.

El interés amoroso de Bill Cosby en I SPY (comicsbulletin.com)

Uno de los intereses amorosos del personaje de Cosby en la serie. (comicsbulletin.com)

Pero Robert Culp, Bill Cosby y el productor Sheldon Leonard (que fue quien contrató a Cosby tras ver una de sus actuaciones cómicas, aunque el personaje estaba inicialmente concebido sin factor racial) siguieron adelante como si nada ocurriese, tal como demuestra esta simpática entrevista de 1966 -un año después del estreno de la serie-, donde Cosby no deja prácticamente hablar a Culp, mostrando de paso al mundo a su primera hija, Erika:

Curiosamente, yo en los años 80 detestaba a Cosby, pero era muy fan de su compañero en I Spy, Robert Culp, debido a otra serie donde este actor reverdeció laureles dos décadas después: The Greatest American Hero, dando vida con deslumbrante talento y sentido de la parodia a Bill Maxwell, un agente del FBI tan descaradamente facho que no puedes evitar quererle.

The greatest American Hero (img.spokeo.com)

Robert Culp en el papel que lo relanzó con justicia en los 80 dentro de la serie The Greatest American Hero. (img.spokeo.com)

Culp, además de escribir siete episodios y dirigir uno dentro de I Spy, fue un Demócrata antirracista toda su vida, rechazando sin fisuras cualquier ataque discriminatorio contra su show o su compañero. Cosby, sin experiencia dramática previa excepto como humorista de escenario, ganó tres Premios Emmy por su actuación en I Spy “Primer ‘negro’ en ganar un Emmy por tal o cual cosa”, como bromea él mismo.

Con su esposa de toda la vida, Camille, recibiendo un Emmy por I,spy (nyppagesix.files.wordpress.com)

Cosby posa con uno de sus tres Emmies por I Spy junto a su fiel esposa, Camille. (nyppagesix.files.wordpress.com)

-Una defensa brillante contra el racismo

La estrategia de la serie para luchar contra la discriminación racial tan presente en el establishment estadounidense y amplios sectores de la población USA fue magistral y, al parecer, se debe en gran medida a una idea de Bill Cosby: ni los responsables de I Spy ni los propios personajes harían mención jamás del conflicto racial. Con ello desaparecía el problema.

¿Qué quiere decir esto? “La camaradería entre los personajes de la serie sería la única declaración de intenciones: su amistad interracial resultaba así más poderosa precisamente porque la cuestión racial jamás era mencionada“.

With Sheldon Leonard (theredlist.com)

Flanqueando a Sheldon Leonard, creador del show. (theredlist.com)

Robert Culp lo explica también en esta emotiva entrevista grabada un año antes de su muerte: “Yo le pregunté a Bill: ‘¿Quieres que hagamos algo al respecto?’ Y él respondió: ‘Nuestra reacción es una no-reacción. (…) Es el único modo de que podamos actuar con libertad (…) Funcionará, sólo necesitamos tener un poco de paciencia’. Culp lo siguió a ciegas con esta política consensuada y la serie se prorrogó hasta 1968.

En I SPY también contienen una revolución yihadista (comicsbulletin.com)

En uno de los episodios de I Spy, resuelven una posible revolución yihadista. (comicsbulletin.com)

-Una hermosa historia de amistad

La química entre Cosby y Culp es explicada por este último en el mismo video: “Por encima de todo lo demás, Cosby y yo nos caíamos fenomenal. Al principio de nuestra amistad tratamos de socializar juntos, llevando a nuestras esposas al ballet, a cenar, y todo eso. (…) Desarrollamos un lenguaje propio en clave, basado en cientos de gracias, de pequeñísimos chistes personales insignificantes que sólo tenían sentido para nosotros. Nuestras esposas, las dos, se sentían tan ofendidas cuando instintivamente nos poníamos a reír, que tuvimos que dejar de salir y socializar juntos“. Culp terminaba diciendo que Cosby tiene “la mente más rápida con la que me he cruzado jamás”.

www.timelines.latimes.com

Brothers in arms. (www.timelines.latimes.com)

Por su lado, tras el triste fallecimiento de Robert Culp en 2010, Bill Cosby interrumpió uno de sus shows en vivo para pronunciar unas palabras sobre su camarada. Y a mí me jode mucho emocionarme con esas palabras cuando sé que las está diciendo un probable violador… pero también es cierto que todas las personas tenemos muchas caras, y estas palabras de despedida son, en efecto, conmovedoras:

-“El racismo es una pérdida de tiempo”

Cosby cuenta ahí  que Culp ya estaba contratado en la serie cuando él fue convocado: así que si Cosby fue el Jackie Robinson (primer estadounidense de color que jugó la liga mayor de béisbol en los años 40) de la ficción televisiva, puntualiza que Culp sería Pee Wee Reese, jugador sureño que en público “puso la mano por encima del hombro de Jackie para ‘darle una lección’ al Sur. Y probablemente por culpa de eso pagó las consecuencias por parte de ese tipo de gente que está enferma…”.

I spy3 (theredlist.com)

En efecto, Culp se muestra ante todos poniéndole la mano por encima del hombro a su amigo Cosby. (theredlist.com)

Cada vez que veo a Cosby en ese video diciendo “el racismo es una pérdida de tiempo”, se me llenan los ojos de lágrimas. La gente aplaude, merecidamente.

Y sigo impresionado cuando escucho a Cosby darle su sentido irónico a esa afirmación al relatar cómo justificaban los blancos racistas su deseo de desacelerar la lucha contra la discriminación, tal como enrostraron al escritor James Baldwin en una entrevista de los años 50, cuyo conductor se expresó así: “‘¿No cree usted que necesitamos tiempo?’. Y James Baldwin replicó: ‘¿Tiempo? Ustedes ya le robaron el tiempo a mis abuelos. a mi padre y a mi madre, el mío y el de mis sobrinas y sobrinos. ¡¿Cuánto más tiempo necesitan?!”.

Bill Cosby a camello (comicsbulletin.com)

Cosby, montando a camello. (comicsbulletin.com)

Cosby sigue rememorando a Culp: “Bob, mi amigo. (…) Yo gané los Emmies, pero yo era un cómico, él era el actor. ¡Él era mi profesor! Y nunca se quejó, ni una sola vez (…) Nunca en los tres años que trabajamos y viajamos juntos tuvimos una sola discusión de tipo racial. De hecho, nunca tuvimos una discusión. Y si pasaban tres años sin vernos, al encontrarnos seguíamos charlando como si sólo hubiera cruzado la calle a comprar pan”.

El cuestionado cómico concluye afirmando: “Quiero que sepan que nunca dejaré de pensar que su contribución a I Spy fue muy valiosa. Él jugó un papel maravilloso tanto en términos de derechos civiles como de este país, los Estados Unidos de América. Y sin rechistar. Gracias.”

Su química debía ser cierta, pues en 1972 ambos coprotagonizaron también el estupendo debut directorial de Robert Culp en la gran pantalla (¡con guion de Walter Hill!), de hecho la única película que dirigiría: Hickey & Boggs (1972), que se puede ver completa aquí:

Esta película es básicamente una historia de amistad entre dos seres perdidos.
Tal vez sólo queda agradecer que el gran Robert Culp no esté vivo para ver la debacle que se le viene encima a su amigo del alma.

Ahora, Bill Cosby debe pagar si es culpable de los atroces delitos de los que se le acusan.

Tags

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).