Cholo soy y no me complazcas , noticias Viernes, 10 octubre 2014

Johanna San Miguel traiciona su personaje de ‘A los 40’ y se convierte en modelo de mujer liberada para cuarentonas.

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

johana1

Pese a todas sus sonadas meteduras de pata, me fascina Johanna San Miguel. «Nariz fisgona, ojos turbios, facha de patricia romana dada a las orgías», escribía yo en mi libro ‘50 peruanas de bandera‘. La energía que emana de ella es eminentemente sexual. Pero además, tiene un talentazo para actuar que me deja asombrado: fue sin duda lo mejor de Asu Mare (en su breve aparición con la también descomunal Wendy Ramos) y en A los 40 aportó toda la chispa que le permitió su poco agradecido papel de mamá “irresponsable”: deberían ya confeccionarle una comedia romántica donde pueda jugar a fondo su estereotipo de pituquita malcriada y malhablada, esa especie de Katherine Hepburn de La Molina que tan bien borda.

Ahora, toda la gente a la que Johanna cae mal debería aplaudir su sana decisión de vivir una relación con un hombre al que lleva un cuarto de siglo de diferencia. De pronto, tal proeza la convierte en un ejemplo de mujer liberada digna de figurar como quinta protagonista de Sex & The City, esa mítica serie que tanto ha hecho por el triunfo del hedonismo femenino.

 

“Su pasión es la actuación… y también las maduritas”

250929

El destacado periodista comprometido con la realidad social, Peluchín, ya nos informó en su momento y con detalle del romance que Johanna está gozando con el actor de 22 años Stefano Salvini:

Hay que reconocer que este reportaje contribuye a que la nueva pareja despierte simpatías inmediatas en la opinión pública, sobre todo por la ternura con que el narrador humaniza al joven enamorado al describir su personalidad certeramente: “…Es amante de la música y le encanta tocar la guitarra”. O este importante matiz: “Como todo galán, siempre está repartiendo besos”. Imagino que así será excepto cuando Johanna le grita: “Cállate o te castigo”, otra de esas frases que la sabiduría popular adopta y que sin duda se convertirá en preciado comodín para romper la tensión cuando una discusión en pareja se torne angustiosa en exceso.

 

Johanna traiciona ‘A los 40’

vdsJIL3

Pero lo más interesante de esta pertinente actualización del 40 y 20 josejoseniano es que Johanna y Stefano se conocieron en la comedia A los 40 de Bruno Ascenzo, precisamente encarnando a dos amantes a quienes les pesa la mala conciencia de su affaire pasional por lo descompensado en años.

La voz de los remordimientos la pone en este caso la hija de Johanna en la ficción, encarnada por una adecuadamente insoportable Lali Espósito, que se pasa la película acusando a su madre de inmadurez por haberse metido en la cama con un amigo de su niña. Los momentos más obnoxious de la muchacha los recoge con su videocámara este pajillero pirata, brindándonos en quince segundos el tenor de los reproches:

Fue el segmento cuyo desenlace menos entendí de la película. Cuando yo creía que Johanna le iba a contestar a la intensa y entrometida de su hija con un bofetón y a otra cosa, mariposa, la mamá de pronto le hace caso y corta su amorío con el chibolo.

¿Por qué le parecía mal a la bobita ésa que su madre se acostara con un veinteañero? ¿Porque era pata suyo? ¿Porque a ella también le atraía?

Y lo que más me asombró es que el personaje de Johanna decidiese finalmente arrojar la toalla y renunciar a la relación, como si sintiese verdaderamente arrepentimiento. Como espectador, no comprendí la evolución de su razonamiento moral: ¿Arrepentimiento por qué? ¿Qué estaba mal en lo que había hecho? ¿Realmente el final de esa historia era TAN PACATO Y REACCIONARIO como parecía? La moralina se me atragantó.

Por eso me alegra que, al contrario de lo que ocurre tantas veces, en esta ocasión la realidad supere a la ficción TAMBIÉN EN JUSTICIA MORAL.

Johanna y Stefano disfrutarán en pareja lo que dure su dolce vita en común, pero también servirán de ejemplo a seguir para muchas mujeres en los cuarenta que no se atreven a sentirse vivas ni siquiera unos días, ahogadas por lo gris de su cotidianeidad.

Por eso yo aplaudo a Johanna y Stefano. Y os invito a hacer lo mismo, que cualquier día vuelven los represores del Opus Dei (si es que alguna vez se fueron).

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
Secured By miniOrange