Cholo soy y no me complazcas Viernes, 1 agosto 2014

Los diez libros peruanos que siempre recomiendo y regalo

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

Ahora que la Feria Internacional del Libro se termina en breve, recordemos que casi todos los días del año hay librerías abiertas y que existen también los mercados de libro viejo, como los fascinantes puestos en Quilca o el Amazonas limeños que tantas alegrías me han dado. Hoy me gustaría destacar los libros peruanos de los que siempre hablo, y ahora escribo, con fervor.

books1

1) Duque 

De José Diez-Canseco: para mí fue el mayor descubrimiento de la literatura peruana clásica. Un escritor modernísimo haciendo una historia de maricas y hastío hedonista que se adelanta medio siglo a Bret Easton Ellis. De hecho, es en espíritu un American Psycho limeño. Si la novela fuese estadounidense, se estudiaría en todas las facultades de letras del mundo y estaríamos hartos de verla versionada en cine.

la casa verde

2)  La Casa Verde

De Mario Vargas Llosa: de todas las novelas del Premio Nobel arequipeño que he podido leer, ésta es mi predilecta. En sus últimos títulos, VLL ha optado por una narrativa mucho más lineal y transparente, casi oral; aquí, en su segunda obra, se lanza a todo lo contrario en un ejercicio arriesgado y muy emocionante.

Casa 001

3) Casa

 DEnrique Prochazka: en mi opinión, el mejor escritor peruano que he leído de las generaciones posteriores a Vargas Llosa. Creo que en poco tiempo será reconocido como una voz única en el panorama contemporáneo. Sus cuentos son tremendos, pero como regalo para abrir boca, Casa es una nouvelle perfecta: satisfará a los amantes de Borges, de Lovecraft y de las pequeñas intrigas primorosamente narradas. Se puede leer dos veces seguidas y se disfruta como dos obras distintas pero igualmente fabulosas.

Palma

4) Cuentos malévolos

de Clemente Palma: cierto es que ha quedado un poco opacado por la enorme figura cervantina de su padre Ricardo , pero Clemente fue un escritor muy interesante y de haber persistido más en el cultivo de la ficción, podría haber sido un autor ineludible del género fantástico. La edición de La Católica de su narrativa completa nos permite disfrutar su apasionante colección íntegra de relatos sobrenaturales y su novela inacabada, que lo emparentan con Maupassant, con Wilkie Collins, con Shirley Jackson y con otros grandes cultivadores de los cuentos de fantasmas. Mis dos volúmenes se los regalé a mi mayor mentor literario en la literatura paranormal, el erudito madrileño Jesús Palacios, asesor de la editorial especializada en lo gótico, Valdemar, para que se animen a hacer su correspondiente edición española, ya que la primera edición se imprimió en Barcelona (con un bochornoso prólogo de Miguel de Unamuno, todo hay que decirlo). A ver si cunde la semilla y se relanza allí.

img014

5) Los eunucos inmortales

de Oswaldo Reynoso: a estas alturas, huelga decir que Oswaldo es un grande de la literatura y casi diría del Humanismo. Esta novela me gusta especialmente porque confronta a un marxista homosexual en la China Comunista con una riqueza de detalles que empapa al lector de esa terrible soledad que se siente en la muchedumbre, contrastando empatía por una causa (por todo el prójimo incluso) con desamparo individual. Tiene la hondura lírica de una ópera (me imagino perfectamente esta obra adaptada a cine por Coppola) y la capacidad arguediana de conjurar magia con las palabras más sencillas. Un descubrimiento impagable para cualquier lector de cualquier nacionalidad.

sexografias-elcerebrodedavinci

6) Sexografías

De Gabriela Wiener: nadie escribe como Gabi cuando escribe con humor. Nadie se mete en los sitios donde se mete ella y sale tan trastocado, trastocando de paso al lector. Nadie escribe no-ficción como si se hubiese embarcado a una misión suicida: este libro combina por igual textos frívolos y profundos (casi en párrafos colindantes). Trans, su crónica de un travesti peruano en París, conjuga con sabiduría de chef todos los ingredientes que debe tener un relato hilarante y conmovedor. Nadie goza el gonzo como Gabriela Wiener.

portada-viajes-de-perro_grande

7) Viajes de perro

de Rafo León: alguien debería ponerle una pistola en la cabeza a Rafo León y obligarle a escribir una novela entera. Viajes de perro funciona como libro de viaje interior y, sí, como ficción, aunque todo transcurra bajo el volcán de la cabeza de su protagonista, un viajero empedernido que huye de sí mismo y siempre acaba topándose consigo en engorrosos encuentros, sea cual sea su punto de destino. Una obra preciosa que nos hace desear que León le pierda de una vez el respeto al formato novela.

40_enrique_planas_ravenna_portada_orquideas_paraiso_s

8) Orquídeas del Paraíso

De Enrique Planas: a Planas siempre se le toma por sentado debido a su gran oficio periodístico, pero como autor pocos han analizado su interesante obsesión casi perenne (se refleja en su mayoría de novelas) por la temática del trastocamiento o evolución de la personalidad DESDE lo sexual. Este spaghetti western en la selva peruana es una lectura gozosísima que bebe de las historias clásicas de heroínas travestidas por circunstancias bélicas… pero invirtiendo los géneros (tanto el sexual como el narrativo).

PorFavorNoMeBeses

9) Por favor, no me beses 

De Beto Ortiz: habría ya que reconocer la valía literaria de Beto sin enfangarse en cuestiones o prejuicios sobre su proyección mediática. Personalmente, prefiero al Beto que no se disfraza de fabulador: sus columnas periodísticas, al desnudo, son magistrales. Beto hace parecer fácil lo difícil y deja boquiabierto a cualquiera, como un espadachín que, durante el precalentamiento, practicase con su florete un juego de muñeca capaz de disuadir de batirse con él al más arrojado rival.

contempla

10) Contemplación del abismo

DRichard Parra: lo único que no me gusta de este libro es su título. Me lo prestaron hace poco y le eché una ojeada sin saber nada de su autor: de inmediato quedé prendido. Parra ofreció en este debut literario nueve cuentos, de los cuales diría que unos seis son portentosos. De los pocos escritores jóvenes que he leído capaz de ubicar múltiples historias coexistentes en los marcos más diversos y emerger triunfante: él también enmarca una de sus ficciones en los años del terrorismo senderista… ¡pero sale airoso! Lidia con temas muy duros, su contenido no es para todos los estómagos, pero lo vierte de natural y con fluidez. No he leído sus dos títulos posteriores y estoy deseando hacerlo. Me quito el sombrero.

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
Secured By miniOrange