Cholo soy y no me complazcas Viernes, 20 junio 2014

Zarpazo a la Iglesia de la Tigresa: Nuestra “anciana vedette”, nueva mártir de la lucha laica

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

FOTOMONTAJE

FOTOMONTAJE


Quién nos iba a decir que mi querida Judith Bustos, la indomable Tigresa del Oriente, acabaría viéndose enfrentada a la sacrosanta Madre Iglesia… Lógico, lo suyo es iconografía pagana hasta las manoplas wolverinas. Incluso en Telemundo difunden sus “supuestos actos sacrílegos” en Argentina, haciendo melodramático hincapié en que “no todo es armonía para esta cantante y compositora tan única”…:

 

¡La “anciana vedette” contra el anciano arzobispo!

Una “marica mala” (como las llaman mis amigos maricas) ha usado a la pobre Tigresa para armar revuelo de faldas religiosas dentro de la Catedral de La Plata… y Judith, con su ingenuidad casi septuagenaria, canta dentro de la Casa de Dios con la misma desenvoltura que si estuviese comulgando.

Otros titulares mediáticos hablan de que la Tigresa “provoca a la Iglesia Católica”, “profana iglesia argentina”, “desata el enojo de la iglesia”, incluso que la Iglesia califica su videoclip de “blasfemo”.

Al Cipriani argentino, el Arzobispo de La Plata, Héctor Rubén Aguer, le ha faltado tiempo para tratar desdeñosamente al sujeto “incitador” del escándalo y a la pobre Tigresa, definiéndolos como “dos personajes marginales de la farándula”; y a Judith, encima, la califica de “anciana vedette”.

Monseñor tilda la actuación del dúo argentino-peruano como “un acto escandaloso y blasfemo”, “agravio incalificable”, “profanación del templo”, “una falta de respeto gravísimo para con Dios y para con nosotros, y para con los creyentes”.

Aquí el vídeo, donde lo más sacrílego de la función tiene lugar cuando la Tigresa pronuncia “Padre NuestroS que estás en los Cielos…”:

Aunque es una gozada mirar a la Tigresa contemplando la nave de la Catedral con cara de “pues sí que es bonita, sí…”.

Pero más escandalosa que la actuación de estos dos venerables profesionales del espectáculo juntos (me refiero a la Tigresa y al Arzobispo, claro) me pareció la conductora de Amor, amor, amor mencionando a Clinton y Monica Lewinsky teniendo sexo en la “Casa Oval” (sic), durante esta desangelada entrevista de desagravio a la Tigresa… quien, como siempre, sólo se preocupa de enseñar sus botas. Y bien que hace:

Hernán Migoya

Escritor y guionista español. Ya está a la venta su nueva novela, "La flor de la limeña" (Planeta Perú).
Secured By miniOrange